Amoxicilina y alcohol

Enlace Patrocinado

El problema de la amoxicilina y el alcohol, deriva en que este último activa el metabolismo del medicamento y por lo tanto en este caso el antibiótico perderá un poco de su eficacia. No debes suspender tu tratamiento si tomaste un poco de alcohol, es más importante terminar tu tratamiento. Por otra parte dado que ambos se metabolizan en el hígado es posible que se potencian los efectos tóxicos en el hígado, pero no es razón para que suspendas tu tratamiento.
En líneas generales antibióticos y alcohol no debe ingerirse al mismo tiempo, ni es conveniente ingerir bebidas alcohólicas mientras se extienda el tratamiento antibiótico.
Por otra parte en el caso de que necesites un tratamiento con antibiótico y no hayas consumido alcohol durante varios días, pero de pronto al surgirte un evento cualquiera decides ingerir bebidas alcohólicas, en poca cantidad no es razón para que suspendas el tratamiento, si lo haces puedes provocar que la bacteria se vuelva resistente al tratamiento.
Las moléculas del antibiótico no se rompen con el consumo en conjunto del alcohol, por ello no se pierde el efecto terapéutico, si lo suspende crearás resistencia en la bacteria que te provocó la infección.

De hecho nunca es aconsejable suspender la ingesta de un antibiótico, simplemente porque tienes deseos de una bebida alcohólica. Es conveniente esperar a terminar el tratamiento para recomenzar con tu vida normal siempre cuidándote.
Todo tratamiento con penicilina, pues la amoxicilina es un derivado de la penicilina no puede ser interrumpido su tratamiento porque perderá toda su efectividad y por ende deberás recomenzar el tratamiento.
Asimismo mientras te encuentres con este tratamiento es recomendable evitar la ingesta de otra medicación que puede dañar el aparato digestivo, pues es recomendable que realices una consulta con tu médico en el caso de que tengas cualquier duda al respecto.
En definitiva si te surge cualquier evento decídete por beber una bebida carbonatada o un jugo natural fresco, y deja las bebidas alcohólicas para más adelante cuando ya hayas terminado el tratamiento, pues no te arriesgues a beber ni siquiera una pequeña copa de vino sobretodo para ingerir la píldora.
De hecho muchas personas cometen el error de ingerir el antibiótico, en este caso la amoxicilina en conjunto con las comidas mientras beben una copa de vino, pues asegúrate de tener contigo sobre la mesa un vaso de agua, pues de este modo obtendrás un mejor resultado con el tratamiento y podrás eliminar la bacteria que desarrolló la posible infección por la que te han sugerido la amoxicilina.
Definitivamente más allá de todo lo que puedas escuchar o leer, ten la seguridad que no se tratas de un mito popular, son criterio médicos establecidos y conocidos mundialmente. Nunca mezcles la ingesta del antibiótico amoxiclina con cualquier bebida alcohólica, pero si lo haces no es razón para suspender el tratamiento.
Por consiguiente un tratamiento con amoxicilina rara vez se extiende por más de 10 o 15 días salvo que se trate de una infección severa y por ende necesites un tratamiento extendido y en cuyo caso te indicarán otro tipo de antibiótico. Pues durante 10 o 15 días evita la amoxicilina y el alcohol, pero si lo consumes no es motivo para suspender el tratamiento.

Comentarios

  1. Gracias por esta convincente y solida razón por la que no debemos consumir alcohol durante este tratamiento. Aquí en Sanlúcar de Barrameda han comenzado las carreras de caballos, y es muy habitual en finde ir a palcos; un recinto donde por las noches la gente se reune, y por ende se consumen bebidas alcohólicas. Yo ante la duda y basándome en la lógica no he probado una gota de alcohol, de lo cual me alegro. La paciencia es la madre de la ciencia, y en este caso de mi futura juerga. Agradezco el aporte desinteresado de información, para el beneficio común. Un saludo.

  2. Ana, soy médico de Chile. Los efectos nocivos para salud derivadoa de la mezcla de un antibiótico (cualquiera) son completamente falsos, más allá de una sobrecarga hepática, y por ningún motivo se pierde la efectividad del medicamento. Actualmnte hay tres antibióticos, usados en infecciones fuertes, que provocan estados de vértigo y náuseas si interactúan con alcohol, y ten la seguridad que el médico al momnto de recetarlos lo dejará muy en claro (a pesar de los efectos mencionados, tampoco se ve afectada la efectividad del
    antibiótico). Le rogaría a los encargados de este sitio corregir la

    información, ya que es muy común que pacientes suspendan su
    tratamiento con antibióticos al beber una copa, y eso sí que es muy perjudicial para el estado infeccioso que combate. Desde ya, muchas gracias.

Deje sus comentarios

*